Julián Grimau, a los 50 años de su fusilamiento.

Fotos: Bernd Kolter